Primeros años

Nació un 24 de septiembre de 1813. Hijo legítimo de los esposos don José maría barrios y dora Petrona Espinoza de Barrios. Varios pueblos y ciudades de el salvador, se disputan la gloria de haber sido la cuna de Gerardo Barrios, entre ellos: cacahuatique (hoy ciudad barrios), San Miguel, San Gerardo (antes valle del rodeo), Sesori y san juan lempa (hoy nuevo edén de san juan).

De acuerdo a la historia, nació en la hacienda "el espíritu santo". Jurisdicción de Sesori, departamento de san miguel.
Parece ser que por esa época en vísperas del nacimiento de Gerardo Barrios, se propagó una epidemia por toda la zona; y entonces don José maría barrios trasladó a su esposa, próxima a dar la luz, a un ranchito situado a orillas de un riachuelo, frente a una poza llamada de "la Juana" bastante distante de la casa de la hacienda, tan es así que hoy pertenece dicho lugar a la jurisdicción de huevo edén de san juan.

El abuelo paterno de Gerardo Barrios fue don pedro Joaquín Barrios, de origen francés y hermano de Claudio Barrios, uno de los jefes de mayor prestigio de la 1° Revolución francesa y quien habiendo sucumbido en la intentona revolucionaria, hubo de soportar las consecuencias de la derrota la mayor parte de sus hermanos, quienes emigraron para américa.

Don Pedro Joaquín Barrios, estableció un negocio en la ciudad de San Miguel, donde contrajo matrimonio con la distinguida señorita Margarita Ávila Cisneros.
Procuró ensanchar la esfera de sus negocios, formando las valiosas hacienda "el espíritu santo", "Candelaria", " San Jorge", "Managuarias" y "El Carmen". Dedicándose a la ganadería, cultivando además el añil, cultivo desconocido en El Salvador.
José María Barrios, padre de Gerardo Barrios, nació en 1793 o 1794, en la ciudad de San Miguel. En 1812, contrajo matrimonio con Dora Petrona Espinoza y el 24 de septiembre del año siguiente nació su primer hijo: José Gerardo Barrios, habiendo sido bautizado en la parroquia de Sesori. Nacieron luego Petronila en 1815 y María Josefa en 1817.

Aprendió el General Barrios las primeras letras con su abuelo y un francés amigo de la familia, quien le enseñó gramática española, geografía e historia de América y Europa, matemáticas, astronomía y física. Forjaron en barrios grandes ideales, entre los cuales sobresalen el respeto a la dignidad humana, los severos conceptos de la ley el orden, la justicia y la libertad tal como entonces lo entendían el pensamiento liberal ilustrado.

Creció oyendo al padre, a los tíos y sobre todo al abuelo las historias de insurrección que agitaban a la américa española. Supo de Bolívar, San Martin y O’Higgins en el sur, de Hidalgo y de Morelos en el norte. A José Matías delgado lo oyó en 1822 predicar contra la anexión al imperio Mexicano.

A Juan Manuel -Rodríguez, al padre José Simeón Cañas, al presbítero Isidro Menéndez, al general Manuel José Arce, a todos los que fue nacimiento a medida a que las circunstancias les colocaban entre los destinados a servir la causa de la independencia y la unidad de Centro América.

Lo que Gerardo Barrios fue en El Salvador, lo que hizo en Centro América, lo que profesó durante toda su vida, estuvo inspirado por la acción y el pensamiento de Francisco Morazán.

Sin la presencia de Francisco Morazán en los anales centroamericanos no habría sido posible tampoco, la de Gerardo Barrios. El caudillo salvadoreño es producto del morazanismo; en él nutrió su corazón de soldado, y por el ideal de reconstrucción de centro américa, dentro de un orden de progreso v civilización, fue ajusticiado, al igual que lo fuera Morazán.